martes, 1 de junio de 2010

OMFG WTF otra vez...



Fuente: tecnologia.org

por Nacho Vega

Artículo "Google y el exceso de celo escaneando redes WiFi"

Después de toda el debate social que está teniendo lugar en Alemania acerca del derecho de Google a sacar fotos a las fachadas de las casas y a las personas que por ellas caminan, un juzgado de Hamburgo pidió a Google que permitiese estudiar los datos que recogían los coches encargados de tomar las imágenes para el servicio Street View, asociado a Google Maps. Al parecer existía la sospecha de que esos coches estaban acumulando información acerca de las los routers WiFi que se encontraban en su camino.

La primera conclusión a la que llegaron las autoridades alemanas es que Google estaba recogiendo información como el SSID y la dirección MAC de estos;; routers, lo que incluye los nombres de las redes y las direcciones únicas de las mismas, algo que podría usarse hipotéticamente para lanzar ataques contra quienes usan esas conexiones. Google reconoció que estaban recogiendo esa información como parte de su estudio de las conexiones abiertas, pero se defendieron diciendo que no habían utilizado esos datos de manera pública, de modo que su uso estaba controlado.

Sin embargo, esta semana que ha sabido que, además de los datos antes mencionados, Google registraba también fragmentos de la carga de datos que se transmitían por las redes escaneadas, algo que, unido a los datos anteriores, podría servir para violar la intimidad de las transmisiones interceptadas, aunque ello requeriría mucho más que sólo leer los paquetes aislados que Google interceptaba. La gravedad con que los medios han abordado este descubrimiento ha hecho que se produzca un comunicado público por parte de Google, que ha reconocido la existencia de un código arcaico cuyas funciones, mucho más invasivas de lo necesario, había pasado inadvertido hasta el momento entre el software usado por sus coches.

Con esta disculpa -y con los coches parados para extraerles ese software- Google queda a la espera de que diferentes países de la Unión Europea -entre ellos España- decidan si se tomarán medidas legales ante esta invasión de la privacidad.


Artículo "Google ha mapeado redes WiFi desde sus coches"

La noticia ha llegado como un punto más a favor de aquellos que creen que el gigante de Mountain View está recogiendo demasiada información sobre nuestras vidas, ya que, aunque los datos concretos de cada router no se publicarán, el hecho de que Google haya recogido estos datos sin decirlo desde el principio resulta, como mínimo, preocupante.

La información se emplea desde hace varios años para mejorar notablemente la exactitud de las mediciones para servicios relacionados con la ubicación, no sólo para situar en tiempo real a los usuarios sobre sus mapas, sino también para el resto de aplicaciones que usan esos mapas como punto de partida para mostrar información dependiendo de la proximidad. Anteriormente, la información sobre localizaciones respecto al usuario se había hecho gracias a la triangulación entre antenas, pero usando las direcciones MAC e información SSID, como el nombre de las redes, se consigue una mayor precisión.

Tal y como recoge la propia Google en su blos sobre Política pública europea, estos datos proveen un cierto grado de información personal, por lo que podrían usarse para identificar directamente a quienes operan esos routers; sin embargo Google no recoge ningún tipo de información acerca de quién vive en cada casa o a qué edificio pertenece cada conexión, por lo que esos datos no podrían usarse con fines perjudiciales para los usuarios.

Pese a las explicaciones que Google ofrece en esa página, las diferentes visiones que sobre el escaneo de redes tienen los países de la Unión Europea -sobre todo Alemania, donde el;; debate acerca de la privacidad y Google está en un momento complicado para el gigante norteamericano- podrían derivar en una denuncia ante los tribunales.

Pese a las críticas, es cierto que los resultados ofrecidos por Google en cuanto a ubicación son notablemente mejores que los de otras compañías, también es cierto que Google no ha sido la primera empresa en usar direcciones MAC para mejorar sus mapas, de modo que quizá esta polémica pueda ser una muestra más de que el avance tecnológico va por delante del social… y de que los usos y costumbres aceptables para una sociedad en vías de digitalización aún están por definir.


¿Y aún quieren buscarse excusas?

He citado mis fuentes, espero que no me crucifiquen.

No hay comentarios: