jueves, 8 de abril de 2010

El regreso triunfal de Ícaro

A uno se le caen las lágrimas y siente un escalofrío en el espinazo cuando ve momentos históricos como éste. El primer vuelo pilotado con éxito de un avión con placas solares, al menos en los tiempos modernos, que tuvo una duración de 87 minutos. Por si os lo estábais preguntando, la envergadura es de unos 63 m, más o menos como la de un 747. Por una vez en mi vida, me hubiese gustado estar ahí arriba en el lugar del intrépido piloto, cual émulo de Ícaro, pero sin caerse.