jueves, 26 de noviembre de 2009

Las condiciones de vida de Yoani Sánchez


Fusilando a Rebelión, una vez más...<

por Salim Lamrani

Enésima contradicción. La prensa occidental, al relatar las palabras de Sánchez, no deja de repetir que los cubanos no tienen acceso a Internet, sin explicar cómo la bloguera puede escribir a diario en su blog desde Cuba. Grande fue la sorpresa de los 200 periodistas internacionales acreditados para la Feria Internacional del Turismo en Cuba, ese miércoles 6 de mayo de 2009, cuando divisaron a Yoani Sánchez tranquilamente instalada en el vestíbulo del más lujoso establecimiento de turismo de la Isla, el Hotel Nacional, entrando en Internet, cuando el precio de conexión es prohibitivo incluso para un turista extranjero.

Dos preguntas surgen inevitablemente: ¿Cómo puede Yoani Sánchez conectarse a Internet en Cuba cuando la prensa occidental no deja de repetir que no tiene acceso a ello? ¿De dónde viene el dinero que le permite llevar un tren de vida que ningún otro cubano puede permitirse, cuando oficialmente no dispone de ninguna fuente de ingresos?

En 2009, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos ordenó el cierre de más de ochenta sitios Internet relacionados con Cuba que fomentaban el comercio y violaban así la legislación sobre las sanciones económicas. Curiosamente, el sitio de Yoani Sánchez no fue cerrado mientras que éste propone la adquisición de su libro en italiano, además a través de Paypal, sistema que ningún cubano que vive en Cuba puede utilizar a causa de las sanciones económicas (que prohíben, entre otros, el comercio electrónico). De la misma manera, Sánchez dispone de un Copyright para su blog “© 2009 Generación Y - All Rights Reserved” . Ningún otro bloguero cubano puede hacer lo mismo por las leyes del embargo. ¿Cómo se explica este hecho único?

Otras preguntas necesitan también una respuesta. ¿Quién se encuentra detrás del sitio de Sánchez desdecuba.net cuyo servidor está alojado en Alemania por la empresa Cronos AG Regensburg (que aloja también sitios Internet de extrema derecha), y registrado bajo el nombre de Josef Biechele? También se descubre que Sánchez hizo su registro de dominio mediante la empresa estadounidense GoDady, cuya principal característica es el anonimato. El Pentágono la usa también para registrar sitios con toda la discreción necesaria. ¿Cómo Yoani Sánchez, una bloguera cubana que vive en Cuba, puede registrar su sitio mediante una empresa estadounidense cuando la legislación sobre las sanciones económicas lo prohíbe formalmente?

Por otra parte, el sitio Generación Y de Yoani Sánchez es extremadamente sofisticado, con entradas para Facebook y Twitter. Además, recibe 14 millones de visitas al mes y es el único que está disponible en no menos de…18 idiomas (inglés, francés, español, italiano, alemán, portugués, ruso, esloveno, polaco, chino, japonés, lituano, checo, búlgaro, holandés, finlandés, húngaro, coreano y griego). Ningún otro sitio del mundo, incluso los de las más importantes instituciones internacionales como por ejemplo las Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la OCDE o la Unión Europea, dispone de tantas versiones lingüísticas. Ni el sitio del Departamento de Estado de Estados Unidos ni el de la CIA disponen de semejante variedad.

Otro aspecto sorprendente. El sitio que aloja el blog de Sánchez dispone de un ancho de banda que es ¡60 veces superior al que dispone Cuba para todos sus usuarios de Internet! Otras preguntas surgen inevitablemente al respecto: ¿quién administra esas páginas en 18 idiomas? ¿Quién paga a los administradores? ¿Cuánto? ¿Quién paga a los traductores que trabajan a diario en el sitio de Sánchez? ¿Cuánto? Además, la gestión de un flujo de más de 14 millones de visitas mensuales cuesta sumamente caro. ¿Quién paga todo eso?

Yoani Sánchez tiene perfectamente el derecho de expresarse libremente y emitir críticas virulentas hacia las autoridades de La Habana –no se priva de hacerlo– sobre las dificultades diarias reales en Cuba. No puede ni debe ser criticada por ello. En cambio, comete una grave impostura intelectual cuando se presenta como una simple bloguera y afirma que su único objetivo es ejercer honestamente su deber de ciudadana.

Su ensañamiento meticuloso para oscurecer sistemáticamente la realidad, evocar sólo los aspectos negativos, descontextualizar las problemáticas, ignorar metódicamente el entorno geopolítico en que se encuentra Cuba, particularmente en su relación con Estados Unidos y la imposición implacable de sanciones económicas que condicionan la vida de todos los cubanos, recurrir a mentiras como fue fácilmente verificable en el caso de la supuesta “agresión”, tienden a descalificarla. Su papel es ante todo cortejar a cierta audiencia resueltamente opuesta al proceso revolucionario cubano y no representar fielmente la realidad cubana en su complejidad.

Otro hecho único : el presidente estadounidense Barack Obama respondió a una entrevista de Yoani Sánchez. Así, mientras Estados Unidos se hunde cada vez más en una crisis económica sin precedentes, que la batalla a favor de la reforma del sistema sanitario se vuelve cada vez más difícil, que los temas afgano e iraquí son cada vez más calientes, a pesar de la agenda sumamente cargada de la presidencia, el tema extremadamente sensible de las siete bases militares estadounidenses instaladas en Colombia que suscitan la reprobación continental, el golpe de Estados en Honduras en el cual Washington está gravemente implicado, y los cientos de solicitudes de entrevistas de los medios de prensa más importantes del mundo en espera, Barack Obama dejó todo eso de lado para responder a las preguntas de la bloguera cubana.

En su entrevista, en ningún momento Sánchez pidió el fin de las sanciones económicas que afectan a todos los sectores de la sociedad cubana empezando por los más vulnerables (mujeres, niños y ancianos), que constituyen el principal obstáculo al desarrollo del país y que son rechazadas por la inmensa mayoría de la comunidad internacional (187 países en el voto en las Naciones Unidas en octubre de 2009) por su carácter anacrónico, cruel e ineficaz. Al contrario, retoma exactamente la retórica de Washington al respecto: “ La propaganda política nos habla de que vivimos en una plaza sitiada, de un David frente a Goliat y del “voraz enemigo” que está a punto de lanzarse sobre nosotros”. Las sanciones económicas, a las que califica de simples “restricciones comerciales”, son “tan torpes y anacrónicas”, no porque tienen consecuencias dramáticas para la población cubana, sino porque son “usadas como justificación lo mismo para el descalabro productivo que para reprimir a los que piensan diferente”. Se trata exactamente de los mismos argumentos evocados por… la representante de Estados Unidos en las Naciones Unidas en octubre de 2009 para justificar el mantenimiento del estado de sitio que Washington impone a Cuba desde 1960, sin explicar por qué 187 países del mundo se prestan cada año desde hace 18 años a lo que ella califica de “propaganda política”.

A la luz de estos elementos, resulta imposible que Yoani Sánchez sea una simple bloguera que denuncia las dificultades de un sistema. Poderosos intereses se esconden detrás de la cortina de humo que constituye Generación Y , que representa una formidable arma en la guerra mediática que lleva Estados Unidos contra Cuba. Yoani Sánchez ha comprendido perfectamente que la obediencia a con los poderosos se recompensa generosamente (más de 100.000 dólares en total). Ha elegido integrar el comercio de la disidencia y vivir felices días en Cuba.

No hay comentarios: