viernes, 12 de octubre de 2007

Días extraños

Tiempos de ausencia bloguera tocan estos días, y es que mi estado de ánimo está, como poco, rarito. Como siempre, procuro taparlo, pero a poco que se me sondee, se me nota. Y es que cuando crees que te estás enamorando, el cuerpo reacciona de formas curiosas. En mí sobreviene una desazón, una ligera depresión, el temor a "¿y si...?" o "¿y si no...?","ya no estoy para esto", sueños extraños, despertares duros y malhumorados.

¿Como una simple e inocente criatura puede causar en mí estas sensaciones? A mí, el ermitaño, el hombre del corazón empedernido, tantos años tirado en el desierto esperando a ver si llueve por donde yo quería. Y ahora, de forma inopinada, como casi siempre, aparece el sobre sorpresa ante mis pies ¿qué será será...?.

Un par de videos para que se hagan una idea.

Come tenderness


Space weaver


2 comentarios:

P dijo...

Amigo mio...la inocencia es un privilegio del cual solo un niño puede disfrutar.
Una vez se ha perdido ya no es posible recuperarla jamas...quiza en otra vida, pero en esta definitivamente no.
Nuestra inocencia, yace muerta tiempo ha, y ya solo nos quedan por vivir dias cada vez mas extraños...al tiempo ,amigo.

Nothingam dijo...

El amor... que hermoso!